Contabilidad y Finanzas

Colegas Latinoamericanos

Adiós al decreto reglamentario 2649 de 1993

Adiós al decreto reglamentario 2649 de 1993
Muchos contadores seguimos dándole vida al decreto reglamentario del código de comercio DR 2649 de 1993 que es mucho después del referido Decreto 410 de 1971 y que la reforma tributaria derogó al perder vigencia el artículo 165 de la ley 1607 de 2012, pero no reformó igualmente dicho decreto mayor de 1971. En concepto de experto la contabilidad antes de 2016 estaba siendo preparada el 95% bajo normas internacionales según el informe ROSC (Juan Fernando Mejía) y ahora se ratifica con el artículo 772-1 que exige que la contabilidad se prepare con base en el nuevo marco técnico.
Otros documentos que anteceden al 2649 de 1993, son la Ley 43 de 1990 “por la cual se adiciona la Ley 145 de 1960, reglamentaria de la profesión de contador público y se dictan otras disposiciones”, donde se destaca en el Art. 6 los principios de la contabilidad generalmente aceptados, como el conjunto de conceptos básicos y de reglas que deben ser observado al registrar e informar contablemente, sobre asuntos y actividades de personas naturales”.
En el Art. 2 expone todos aquellos procedimientos propios de la actividad contable “se entienden por actividades relacionadas con la ciencia contable en general todas aquellas que implican organización, revisión y control de contabilidades, certificaciones y dictámenes sobre estados financieros, certificaciones que se expidan con fundamento en libros de contabilidad”.
Con respecto a los libros de contabilidad el mismo Código de Comercio los relaciona como en el numeral 7 del Art. 28 como “los registros de accionistas, los de actas de asambleas y juntas de socios, así como los de juntas directivas de sociedades mercantiles”.
Con base en estos argumentos se nos ha olvidado que hemos sobrevivido sin normas, porque los principios de contabilidad generalmente aceptados han existido siempre, antes de cristo, además de los procedimientos de las mejores prácticas contables que se han ido recopilando a través de costumbres comerciales.
Algunos ejemplos aunque dolorosos es el caso de ENRON con el escandalo financieros más grande del mundo, de cuya experiencia se mejoraron procedimientos contables en la Ley Sarbanes Osly, para el caso Colombiano los recientes casos como la estafa del fondo Premium de INTERBOLSA, también en otros países de Latinoamérica, que tienen que servir para analizar en que está fallando la información financiera y que otras mejoras podemos agregar a la técnica contable.
Hay aspectos cruciales las superintendencia no ha tomado cartas en el asunto sobre la ley 222 de 1995 y la consolidación de filiales y subordinadas con sus conceptos que riñen con los expuestos en el nuevo marco técnico normativo.
El problema de Colombia es que nos hemos enseñado a que todo se convierta en norma para poderla aplicar cuando otras experiencias como Venezuela es el Colegio de contadores públicos que organiza y promueve procedimientos. Alguna vez un docente de argentina dijo que en Colombia no debería llamarse contaduría pública sino derecho contable, y que al respecto ha habido algunos ensayos, recupere el documento de Mayo de 2016 en www.javeriana.edu.co/personales/hbermude/ensayos/EstadoDerechoContable.pptx
La recomendación es que siempre recurramos a la raíz de nuestros aspectos contables y no sigamos reviviendo situaciones que han sido derogadas tácitamente por la Ley de Reforma Tributaria Ley 1819 de 2016.

Updated: 26/09/2017 — 5:16 PM

Deja un comentario

Contabilidad y Finanzas © 2016 Frontier Theme