Contabilidad y Finanzas

Colegas Latinoamericanos

Balance General

El balance general refleja la situación financiera de la empresa en un momento determinado, resultado de las decisiones de la Junta Directiva y de la gerencia, tomadas en desarrollo del objeto social, las cuales ejercen cambios en las estructuras financieras y propician mejoramiento por los aciertos y dificultades por los desaciertos.

El balance general hay que analizarlo desde varios puntos de vista y observar: ¿cuáles son las decisiones en operaciones?, ¿cuáles son las decisiones en inversiones en capital de trabajo, inversiones fijas y en diferidas? y ¿cuáles son las decisiones de financiamiento de dichas inversiones? (Ver figura).

Lo anterior, puede obedecer a la constitución de pasivos a corto y largo plazo o de fuentes internas (emisión de cuotas, partes o acciones de capital) mientras que el financiamiento a la generación interna de fondos en las operaciones.

Decisiones   que modifican la estructura financiera

       

Decisiones de operación

Decisiones de inversión

Decisiones de financiamiento

Ventas o ingresos

Capital de trabajo

Obligaciones

Costos y gastos

Inversiones fijas

Emisión de bonos

Generación interna

Inversiones diferidas

Emisión de acciones

Las decisiones de financiamiento de operaciones e inversiones son acertadas cuando los activos corrientes están financiados con pasivos corrientes y los activos fijos con los pasivos a largo plazo y el patrimonio. Cualquier decisión contraria a este principio, pone inmediatamente en desequilibrio las finanzas, evidenciándose el primer síntoma de iliquidez y el consecuente riesgo de no poder cumplir con las obligaciones.

En los balances comparativos se debe observar las variaciones, producto de las decisiones en torno al mayor fortalecimiento de determinadas estructuras como: una desinversión en activos fijos para incrementar el capital de trabajo o viceversa; decisiones que son características de sanas políticas para aprovechar mejor los recursos.

En este sentido, también es importante resaltar la capacidad de los activos para producir beneficios, compensar los costos naturales del producto o servicio y de las fuentes de financiamiento.

En la figura siguiente se muestra la capacidad de los activos para generar rentabilidad versus el costo de capital que demanda la estructura financiera en pasivos (50%) y en patrimonio (50%).

Si la capacidad generadora de rentabilidad de los activos es menor que el costo promedio de capital (CPC) la empresa se considera en bancarrota. En caso contrario, si tiene la capacidad suficiente para cubrir el costo de capital y un remanente para los beneficios sociales y capitalización, la empresa tiene crecimiento sostenido.

        Costo neto de los pasivos

12%

       
 

Rentabilidad

de los activos

 

 

 

15%

     

    Dividendo de accionista

9%

   
     

    Impuesto de renta (*)

25%

   
     

        Capitalización patrimonial

5%

       

(*) A partir del 2013 se cobra el Impuesto sobre la renta para la equidad –CREE-  del 9%.

Generalmente lo que producen los activos corresponde al compromiso con cuatro elementos bien importantes: intereses para proveedores, impuestos para el Estado, dividendos para los inversionistas y un remanente para generar valor agregado a la empresa, de lo contrario no resulta beneficioso para ningún de los cuatro elementos.

El problema radica en que las empresas no dan dicha rentabilidad debido a los altos costos financieros y a las altas cargas tributarias, lo que deja un mínimo para la retribución de capital.

Se recomienda buscar en la revista Dinero, la publicación sobre las primeras 1.000 empresas del país para determinar cuáles fueron las  rentabilidades o retribuciones del capital social. Éstas no superan el 9% y en la mayoría de los casos, es negativa.

La relación de las principales decisiones tomadas durante el año facilita el análisis del balance general. Las fuentes de información son las actas de la Asamblea General o Junta de Socios, las de la Junta Directiva y la planeación de las actividades a corto y largo plazo.

Cada empresa tiene su propia naturaleza según el sector al que pertenezca. Se diferencia de las demás por el tipo de estructura financiera, el comportamiento de su rentabilidad y el riesgo que asume en las operaciones que realiza. Por lo tanto, cada análisis es individual.

El asesor debe considerar si el crecimiento de los activos es respuesta a la capitalización de los socios, la generación interna de fondos o al efecto de la inflación.

Costo promedio ponderado de capital: en el siguiente cuadro se presentan los componentes del pasivo y patrimonio en valores absolutos y su participación porcentual respecto al total de las obligaciones para hallar el costo promedio ponderado de los fondos utilizados por el proyecto.

Para obtenerlo se multiplicó la participación de cada rubro del pasivo por la tasa neta de interés de los recursos (la tasa del 24% equivale al 15,6%, con una tasa impositiva del 35%). En el patrimonio se multiplicó por la tasa de dividendos de los períodos anteriores (12%).

El costo promedio ponderado del capital, 14,035%, resultó de sumar todos los promedios ponderados de los fondos provistos y, al compararlo con la tasa de rentabilidad de los activos, puede ser muy superior.

Costo promedio ponderado de   capital

Cuentas

Valor patrimonio

%

Participación

Costo

Costo promedio ponderado

Pasivo

Hipotecas por pagar

Obligaciones financieras

Patrimonio

Capital suscrito  y pagado

Reserva legal

Utilidades retenidas

200.000.000

50.000.000

100.000.000

50.000.000

10.000.000

48,78 %

12,20 %

24,39 %

12,20 %

2,43 %

15,6 %

14,3 %

12,0%

12,0%

12,0%

7,609 %

1,744 %

2,927 %

1,464 %

0,291 %

Totales:

410.000.000

100,0 %

 

14,035 %

Updated: 28/05/2013 — 6:13 PM

Deja un comentario

Contabilidad y Finanzas © 2016 Frontier Theme