Causación y caja

 

Después de una jornada intensa de trabajo de un año y de haber recibido el informe de la situación financiera de la empresa, llega a casa el hombre de negocios y le dice a su señora y hasta la suegra se entera, que se ha ganado $50.000.000 en su negocio y todos en casa se preparan para hacer el correspondiente presupuesto de gastos de fin de año, donde incluyen las tan añoradas vacaciones tantas veces diferidas y hasta la celebración del cumpleaños de la abuela, pero ante imponente iliquidez que maneja, el señor les explica que su contabilidad la lleva por el sistema de causación y no por el sistema de efectivo, por consiguiente no hay plata para los gastos ni las vacaciones con la suegra

 

Las personas que tienen alguna formación contable, saben distinguir estos dos terminos, cuya diferencia se encuentra en que la causación es de carácter contable y la caja de carácter financiero como se puede dar cuenta en el ejemplo.

 

Y en esto las mujeres son mas prácticas que los hombres, por ejemplo los hombre nos comemos el cuento de habernos ganado una millonada que solamente existe en la contabilidad porque el contador de la empresa asi la determino, en cambio las mujeres no creen en esas cifras y para ellas lo que cuenta es el efectivo sonante y constante en la caja.

 

Cuando una empresa vende sus mercancias, causa la venta, mediante un registro en la contabilidad en la cuenta clientes el valor de la factura y a ventas las mercancias entregadas, cuyos derechos ha tranferido al cliente.

Cuando el cliente envia el dinero o hace la consignación nacional, ingresan efectivamente los dineros a las arcas del negocio y alli coinciden los conceptos, esto tambien quiere decir que la verdadera venta solamente es efectiva cuando se recibe el pago, de los contrario se perdió.

 

La contabilidad de causación es la que comunmente conocemos, donde lo primera que se registra es la causación del ingreso, así no se haya recibido el pago, la causación del costo así no se haya hecho el pago, y en segundo lugar el recibo del dinero de los ingresos en caja y las salidas de efectivo por el pago de costos y gastos.

 

En la contabilidad general, los dos terminos se complementan y controlan, tanto los bienes, los derechos que posee, como los posibles recaudos y pagos que debe hacer la empresa.

 

La contabilidad de caja, se reserva los registros contables, solamente para cuando ingrese el efectivo y cuando se paguen las mercancias, los costos y los gastos. Aquí se pierde una valiosa invormación, se pierde el control de bienes, derechos poseidos y los bienes entregados y los servicios prestados.

 

Desde el punto de vista financiero, cometen un grave error quienes a partir del estado de resultados se proponen calcular el flujo de caja, sumándole a éste, las depreciaciones, las amortizaciones o agotamiento cuando estos son procedentes.

La razón es muy sencilla, como se atreven a considerar unas ventas causadas en el período, cuando no estan ingresadas totalmente en efectivo, ademas los costos y gastos, asi mismo los impuestos que se pagan en el ano siguiente.

Si usted calcula la tasa interna de retorno financiero, esta desfazando la realidad del proyecto. Por esta razón aunque se demore un poco mas, es mejor calcular los ingresos del proyecto ingresados efectivamente, lo mismo que los costo reales, porque es posible que los inventarios ya se habian comprado en el periodo anterior.

Algunos colegas, llaman focosamente al estado de resultados mentiroso, pero la mayoria de hombres de negocios es lo que mas les interesa, cuando el protagonismo mayor de la contabilidad lo ejerse el estados de flujos de efectivo.

Deja un comentario