Comprobante de contabilidad

Tomado del libro de contabilidad general

Según las normas de contabilidad es un documento interno que resume en forma detallada todas las operaciones comerciales realizadas en un período o ciclo contable determinado en las cuentas reales o de balance, nominal y de control, puede ser de elaboración diaria, semanal o mensual, de acuerdo al flujo de operaciones y necesidades de la información contable. Se registra primeramente en los libros auxiliares y luego en el libro Diario Columnario.

Las partidas asentadas en los libros de resumen y en aquel donde se asienten en orden cronológico las operaciones, deben estar respaldadas en comprobantes de contabilidad elaborados previamente.

Dichos comprobantes deben prepararse con fundamento en los soportes, por cualquier medio y en idioma castellano.

Los comprobantes de contabilidad deben ser numerados consecutivamente, con indicación del día de su preparación y de las personas que los hubieren elaborado y autorizado.

En ellos se debe indicar la fecha, origen, descripción y cuantía de las operaciones, así como las cuentas afectadas con el asiento.

La descripción de las cuentas y de las transacciones puede efectuarse por palabras, códigos o símbolos numéricos, caso en el cual deberá registrarse en el auxiliar respectivo el listado de códigos o símbolos utilizados según el concepto a que correspondan.

Los comprobantes de contabilidad pueden elaborarse por resúmenes periódicos, a lo sumo mensuales.

Los comprobantes de contabilidad deben guardar la debida correspondencia con los asientos en los libros auxiliares y en el que se registren en orden cronológico todas las operaciones (Art. 124, D. R. 2649/93).

Deja un comentario