Contabilización del arrendamiento financiero (leasing)

Por: Manuel Garrido González

Miembro Fundador de la Asociación Profesional de Expertos Contables y Tributarios de España (A.E.C.E.)

Susana Garrido Carballo

Economista

 

RESUMEN

El tratamiento que el Plan General Contable (PGC) da a la contabilización del Arrendamiento Financiero “Leasing” es el de una financiación crediticia, no contempla que el objeto arrendado no es propiedad de la empresa que está pagando un alquiler por su uso hasta la finalización del contrato, momento que podrá decidir por optar por la compra o no, por tanto, si se ha de contabilizar según la Normativa como un bien productivo amortizable, la operación queda desvirtuada al no contemplar que el bien en cuestión no es propiedad de la empresa, es un arrendamiento, por tanto, el gasto real que produce no es la amortización, es la cuota de arrendamiento. En este punto existe una duplicidad de gasto: amortización y cuota de arrendamiento.

Fiscalmente se reconoce como gasto deducible la Diferencia Temporaria producida por la amortización real y la cuota de arrendamiento. Esta Diferencia Temporaria ha de ser reversible a la finalización del contrato, el cual se ha de finiquitar.

Una vez decidido si se ha de ejercer la opción de compra, se está planteando la adquisición de un bien usado con un valor cierto (Valor residual), y por tanto, amortizable como tal.

La adquisición de un bien a través del arrendamiento financiero “Leasing” no representa una bonificación fiscal, se trata únicamente de un aplazamiento del pago del impuesto sobre sociedades.

 

Deja un comentario