Costos de oportunidad

El costo de oportunidad es un sacrificio que tiene que hacer el inversionista para obtener un beneficio.

Existen dos clases de costos de oportunidad:

El costo de producción de bienes y servicios, que son todos los elementos que requiere el proceso de producción en calidad de materia prima, mano de obra y costos indirectos de fabricación, entendido este último como los materiales y otros insumos que no son identificables plenamente con el producto y mediante métodos de reconocido valor técnico se hace la distribución.

El costo ecológico que subyace en menor o mayor cuantía en la mayoría de los procesos productivos de bienes o servicios, y que muchas empresas no tienen en cuenta, el cual se divide en dos clases de costos ecológicos:

Los transables, que son aquellos fácilmente cuantificables y costeables, como tasas que se deben pagar por explotar determinado bien natural renovable o no y que tiene un impacto en la producción y por consiguiente hace parte del costo de producción.

Algunos ejemplos están los impuestos por emisiones de CO2 al medio ambiente, por el uso de maquinaria de tecnología obsoleta altamente contaminante del ambiente y que los estados hacen el control o mediciones para cuantificar las contribuciones que debe hacer la empresa.

Los no transables, que son aquellos aún no medidos en su cantidad y valor por falta de un sistema de medición, como por ejemplo las emisiones de gas de los vehículos, los cuales no son tenidos en cuenta en el costo de producción de bienes o servicios.

Estos costos de oportunidad que por su falta de reconocimiento para ser incluido como un mayor valor del costo de producción de bienes y servicios, constituyen un mayor valor de las ganancias en el estado de resultado, a costa del deterioro del medio ambiente.

El tema de los costos ambientales, toma mayor interés en los tiempos modernos por el deterioro que esta sufriendo la capa de ozono.

Deja un comentario