Contabilidad y Finanzas

Colegas Latinoamericanos

Deducción de contribuciones a fondos de pensiones y cesantías

Las contribuciones que efectúen las entidades patrocinadoras o empleadoras, a los fondos de pensiones de jubilación e invalidez y de cesantías, son deducibles en la vigencia fiscal que se realicen, en otras palabras constituyen costos de la nómina.

Los aportes voluntarios del empleador a los seguros privados de pensiones y a los fondos de pensiones, serán deducibles hasta 3.800 UVT ($101.995.800) por empleado. Aquí nace una oportunidad para que el empleador mejore la pensión de los empleados, sin embargo con el cambio de legislación sobre pensiones y las que vendrán solamente es convenientes en los fondos privados, porque ya no aplica la transición de la ley 100/93.

Los aportes obligatorios que hace el trabajador, el empleador o el participe independiente, al fondo de pensiones de jubilación o invalides, no hará parte de la base para aplicar la retención en la fuente por salarios y será considerado como una renta exenta.

Los aportes voluntarios que haga el trabajador, el empleador, o participe independiente a los seguros privados de pensiones, vigilados por la superfinanciera no harán parte de la base para aplicar la retención en la fuente y serán considerados rentas exentas, a la cual se le adiciona el valor a las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción, siempre que no exceda del 30% del ingreso laboral anual y hasta un máximo de 3.800 UVT por año.

(+) Aportes voluntarios a los seguros privados

(+) Ahorro en AFC

(=) 30% del ingreso y menor de 3.800 UVT

Para un salario de $120.000.000 anual, el máximo de estos dos valores puede llegar de $36.000.000 en total que no hace parte de la base de retención en la fuente y además son rentas exentas.

En resumen el 16% por concepto de pensión del trabajador y del empleador es $19.200.000 de tal manera que puede ahorrar $16.800.00 para una posterior compra de vivienda.

Esta decisión compite con el fondo nacional del ahorro en captar aportes y ahorros con el mismo fin de adquisición de vivienda.

Para tener derecho a estos beneficios.

  • Los aportes deben permanecer por un periodo de 10 años. Salvo en el caso de que se cumplan los requistos para acceder a la pensión.
  • Los retiros que se destinen a la adquisición de vivienda sea o no financiada por instituciones vigiladas.

Los rendimiento sobre los aporten en ahorros, en fondos o seguros, causan retención en la fuente, pero tanto los aportes y los rendimientos que cumplan con las condiciones, continúan sin gravamen y no integran la base gravable Impuesto Mínimo Alternativo Nacional (IMAN).

Los aportes a título de cesantías, realizados por los partícipes independientes serán deducibles hasta en la suma de 2.500 UVT ($67.102.500) sin exceder de 1/12 del ingreso anual.

La recuperación de las deducciones sobre la renta bruta concedida en los periodos gravables por aportes voluntarios a fondos o seguros, así como los rendimientos que se hayan obtenido y restituidos al empleador, constituyen renta líquida. Fuente de información (Art. 3, L. 1607/12).

Updated: 08/01/2013 — 6:28 PM

Deja un comentario

Contabilidad y Finanzas © 2016 Frontier Theme