Formulación de estrategias en un proyecto

Tomado del libro Planeación y evaluación financiera.
Estrategia: es la decisión que adoptan los directivos de un negocio, con base en el diagnóstico empresarial, para afrontar determinada situaciones, internas o externas, y así poder lograr todo el diseño estratégico planteado.

Por consiguiente, toda organización formula estrategias, como resultado de confrontar factores internos (fortalezas y debilidades) con factores externos (oportunidades y amenazas).

Michael Porter (1985), las estrategias fundamentales, llamadas también corporativas o empresariales, son:

• Diferenciación en costos.
• Diferenciación en productos.
• Diferenciación en nichos de mercado.

En consecuencia, la estrategia debe orientar la organización a alcanzar la visión propuesta para el negocio.

Si la visión es competir con productos y servicios a los mejores precios, la estrategia debe ser la diferenciación en costos. Esto supone un plan para reducir la nómina, mejorar la producción y por lo tanto, reducir costos y mejorar los dividendos.

Si la visión es liderar el mercado por calidad, la estrategia debe ser la diferenciación de productos y servicios. Para ello, debe asegurar la calidad de los procesos.

Si la visión es liderar en un segmento del mercado, la estrategia debe orientarse a desarrollar el segmento seleccionado con programas de servicio al cliente para lograr su satisfacción e incentivar su lealtad.

Plan de acción: lo conforman los programas que el negocio debe desarrollar como parte de la estrategia propuesta. Cada estrategia, a su vez, está dirigida a lograr un objetivo.

Si la estrategia es penetrar en el mercado, se requieren planes de acción como son:

• Investigar sobre las necesidades del cliente, con estudio de mercados.
• Investigar sobre la demanda de productos.
• Segmentar los clientes.
• Ampliar la producción.
• Diseñar campañas publicitarias.
• Brindar nuevas propuestas de valor a los clientes.
• Generar valor a los clientes.
• Incentivar a los empleados.
• Incentivar a los distribuidores.
• Formular un plan de comisiones en venta.

Si la estrategia es de diferenciación de productos o servicios, conlleva a:

• Optimización de los procesos.
• Investigación y desarrollo del producto o servicio.
• Creatividad e innovación.
• Capacitación del talento humano.
• Rediseño del producto.
• Utilizar las mejores prácticas de negocios.

Si la estrategia es diferenciación en costos, se deben concentrar esfuerzos en sobreponerse a las debilidades para aprovechar las oportunidades, a través de “diversificación horizontal” o “alianzas estratégicas”. Su desarrollo implica:

• Invertir en nuevos negocios para utilizar sinergias.
• Crear e innovar diseños de productos.
• Control de materiales en los procesos.
• Control de los procesos.
• Modificar procesos en la planta.
• Incorporar nuevas tecnologías.

Si se busca hacer frente a las amenazas usando las fortalezas y se adopta la estrategia de “integración horizontal”, se requiere establecer relaciones con los proveedores de servicios y de materia prima e inclusive, con los propios competidores. Son parte de esta decisión, las siguientes propuestas:

• Inversiones en asociadas.
• Inversión en acciones.
• Fusión de sociedades.
• Adquisición de la competencia.
• Desarrollo de productos en asocio de otros entes.
• Control de las nuevas unidades de negocio.

Si es mayor el peso de las debilidades y las amenazas frente al de las fortalezas y las oportunidades, lo indicado es optar por la estrategia de “desposeimiento”, que conlleva a:

• Salir del mercado.
• Disolver la sociedad.
• Liquidación.

Es concluyente que las estrategias son las impulsoras de los objetivos corporativos y por lo tanto, su elección debe ser coherente con la capacidad de respuesta a las variables del entorno.

Las estrategias permiten generar:

• Crecimiento y desarrollo empresarial.
• Sostenibilidad en el mercado.
• Distribución de dividendos a sus asociados.
• Capitalización.

David (1992), la estrategia corporativa es el medio por el que se logrará la visión de la organización y por lo tanto, debe estar alineada con la misión, la visión y los objetivos estratégicos.

Son ejemplos de estrategia:
1. Expansión geográfica de los negocios.
2. Diversificación de productos y servicios.
3. Adquisición de competidores.
4. Alianzas estratégicas.
5. Obtención del control de los proveedores o distribuidores.
6. Desarrollo de nuevos productos.
7. Penetración en el mercado.
8. Reducción de la inversión a un valor optimo.
9. Desposeimiento.
10. Liquidación de negocio.
11. Asociación.

Deja un comentario