Contabilidad y Finanzas

Colegas Latinoamericanos

Impuesto diferido por diferencias temporales

Creado inicialmente en la reforma de las normas contables con el 2160/86 y luego se ratificó con la norma 2649/93, al permitir al contribuyente anticipar gastos o ingresos fiscalmente, siempre que lo haga saber mediante una cuenta especial de impuesto diferido débito y la cuenta crédito de depreciación diferida en los casos de un mayor gasto solicitado por depreciación.

Cuando se anticipan ingresos en el estado de resultados, aumentan las utilidades del ejercicio y por consiguiente se incurre en mayor impuesto que deben generar con respecto a los impuestos fiscales una cuenta de impuesto diferido por pagar por el menor valor pagado hoy a la DIAN.

El impuesto diferido tuvo su furor en el procedimiento contable del manejo del leasing, cuando se le dio la oportunidad a las empresas leasing de contabilizar la depreciación de los activos arrendados por el sistema de la depreciación flexible que consistía en solicitar el primer y el segundo año el 40% del valor del bien como gastos fiscales y el 20% en el tercer año.

La diferencia entre la contabilidad del sistema de depreciación con la fiscal se hacía notar en la cuenta de Depreciación diferida y la diferencia entre los impuestos como Impuesto diferido.

Con la Ley 6/90 se suprimió este sistema pero a partir de 1992, la empresa leasing puede depreciar el bien en el término del contrato con efectos contables y fiscales en el mismo tiempo.

La parte contable del impuesto diferido, se debe revisar en la unidad de propiedad, planta y equipo, junto con la depreciación diferida.

Flexibilización de gastos:  las empresas comerciales pueden flexibilizar los gastos contables frente a los gastos fiscales, tales como solicitar una mayor cuota de depreciación contable la cual tiene un efecto directo en la determinación de un menor impuesto, que se contabiliza como Impuesto diferido al débito.

Impuesto diferido débito: se debe contabilizar como impuesto diferido débito el efecto de las diferencias temporales que impliquen el pago de un mayor impuesto en el año corriente, calculado a tasas actuales, siempre que exista una expectativa razonable de que se generará suficiente renta gravable en los períodos en los cuales tales diferencias se revertirán (Inciso, Art. 67, D.R. 2649/93).

Impuesto diferido por pagar: se debe contabilizar como impuesto diferido por pagar el efecto de las diferencias temporales que impliquen el pago de un menor impuesto en el año corriente, calculado a tasas actuales, siempre que exista una expectativa razonable de que tales diferencias se revertirán (Inciso, Art. 78, D.R. 2649/93).

En conclusión:

  • Los gastos en contabilidad se pueden flexibilizar en tanto que en lo fiscal son rígidos.
  • Se da aplicación al principio del conservadurismo al anticipar gastos.
  • La diferencia del impuesto contable ante el fiscal se registra en el impuesto diferido.
  • Garantiza la vida de los proyectos frente a la incertidumbre del futuro.
  • Le da mayor liquidez al proyecto hacia el futuro.
Updated: 08/10/2013 — 9:14 AM

Deja un comentario

Contabilidad y Finanzas © 2016 Frontier Theme