Pérdidas contables y fiscales

El estado de resultados por excelencia es quien genera las utilidades o las pérdidas del ejercicio contable o económico, de acuerdo a los diferentes tipos de actividades operativas, no operativas y las extraordinarias.

 UTILIDAD O PÉRDIDA

 (+) Ingresos operativos

(-) Costos

(=) Utilidad bruta

(-) Gastos operacionales administrativos

(-) Gastos operacionales de ventas

(=) Utilidad o pérdida operativa

 (+) Ingresos no operativos

(-) Gastos no operativos

(=) Utilidad o pérdida no operativa

 (+) Ingresos extraordinarios (Venta de inversiones, venta de propiedad planta y equipo)

(-) Costos de inversiones o de propiedad planta y equipo

(-) Otros gastos extraordinarios

(=) Utilidad o pérdida extraordinarias

 (=) Utilidad o pérdida del ejercicio

(-) Impuesto de renta

(-) Impuesto de las utilidades extraordinarias (Ganancias ocasionales)

(-) Utilidad líquida

 El estado de resultados permite el registro de todo tipo de ingresos, costos y gastos y por consiguiente generar pérdidas, las cuales se pueden deducir de las utilidades de los cinco años siguientes, y con esto se guarda la independencia de lo contable ante los fiscal, porque son muchas las pérdidas que no son deducibles  fiscalmente.

 Además lo fiscal tiene dos tipos de renta, la gravable y las ganancias ocasionales cuyo impuesto se calcula con una tasa de impuesto en forma independiente.

 Se concluye que son tres tipos de utilidades o pérdidas de diferente naturaleza, por consiguiente se pueden deducir durante los cinco años siguientes de las utilidades de las utilidades de la misma naturaleza, o de otras rentas, de acuerdo a la siguiente norma:

 Esta deducibilidad contable durante los cinco años, también tiene su repercusión fiscal.

 Con la reforma de la Ley 1111/2006 aplicable a partir del año gravable del 2007. Las sociedades podrán compensar las pérdidas fiscales reajustadas fiscalmente, con las rentas líquidas ordinarias que obtuvieren en los periodos gravables siguientes sin perjuicio de la renta presuntiva del ejercicio. Las pérdidas de las sociedades no serán trasladables a los socios. (Art. 147, E.T.).

Pero con el siguiente artículo también se aceptan las perdidas en los activos fijos, que llamamos extraordinaria, tanto contables como fiscales:

Son deducibles las pérdidas sufridas durante el año o período gravable, concernientes a los bienes usados en el negocio o actividad productora de renta y ocurridas por fuerza mayor.

El valor de la pérdida, cuando se trate de bienes depreciados, es el que resulte de restar las depreciaciones, amortizaciones y pérdidas parciales concedidas, de la suma del costo de adquisición y el de las mejoras. La pérdida se disminuye en el valor de las compensaciones por seguros y similares, cuando la indemnización se recibe dentro del mismo año o período gravable en el cual se produjo la pérdida.

Las compensaciones recibidas con posterioridad están sujetas al sistema de recuperación de deducciones.

Cuando el valor total de la pérdida de los bienes, o parte de ella, no pueda deducirse en el año en que se sufra, por carencia o insuficiencia de otras rentas, el saldo se difiere para deducirlo en los cinco períodos siguientes. En caso de liquidación de sociedades o sucesiones, el saldo de la pérdida diferida es deducible en su totalidad, en el año de la liquidación.

No son deducibles las pérdidas en bienes del activo movible que se han reflejado en el juego de inventarios.

PARAGRAFO. Lo dispuesto en el artículo siguiente será aplicable en lo pertinente para las pérdidas de bienes. (Art. 147, E.T.).

Se recomienda leer en el Estatuto Tributario las pérdidas que no son aceptadas fiscalmente.

ENJUGAR PÉRDIDAS CON RESERVA LEGAL

Las pérdidas se enjugarán con las reservas que hayan sido destinadas especialmente para ese propósito y, en su defecto, con la reserva legal. Las reservas cuya finalidad fuere la de absorber determinadas pérdidas no se podrán emplear para cubrir otras distintas, salvo que así lo decida la asamblea.

Si la reserva legal fuere insuficiente para enjugar el déficit de capital, se aplicarán a este fin los beneficios sociales de los ejercicios siguientes. (Art. 456, Código de Comercio).

Como la reserva legal tiene como objetivo enjugar las pérdidas de las operaciones del objeto social, los gerentes recurren a esta figuran para que no sigan apareciendo dentro del balance y mostrar imagen y solvencia ante las instituciones financieras y ante la asamblea general.

Cuando esto suceda las pérdidas operacionales compensadas con la reserva legal desaparece de lo contable y se debe crear las cuentas de control fiscales, porque de allí en adelante las pérdidas pueden ser deducibles no de las utilidades operacionales contables sino de las rentas fiscales (Renta gravable) en una alícuota proporcional a la quinta parte anual, sin ningún efecto en lo contable.

RENTA GRAVABLE Y RENTA PRESUNTIVA

Cuando se dispone a deducir del estado de resultado fiscal la cuota de pérdidas fiscales, se debe tener en cuenta no ir a afectar la renta presuntiva porque se pierde la deducibilidad de la pérdida.

Renta gravable $100.000.000

Renta presuntiva $60.000.000

En este caso se tributa sobre los $100.000.000, pero como tenemos $50.000.000 de cuota de pérdida no se debe solicitar toda esa cuantía porque se pierde la deducibilidad de $10.000.000 porque de todos modos la sociedad tendrá que tributar sobre los sesenta de renta presuntiva que es la mínima renta del negocio, de tal manera que solamente se solita $40.000.000 para el presente año, para hacer coherente la renta gravable con la renta presuntiva.

Renta gravable $100.000.000

Perdida deducible $40.000.000

Nueva renta gravable $60.000.000 = a la Renta Presuntiva de $60.000.000.

Algunas TIPs sobre las pérdidas:

La sociedad anónima se disolverá: Cuando ocurran pérdidas que reduzcan el patrimonio neto por debajo del cincuenta por ciento del capital suscrito. (Art. 457, Código de Comercio).

  1. Habiéndose producido pérdidas, el socio industrial no recibirá retribución en el respectivo ejercicio. (Art. 137, Código de Comercio).
  2. Tampoco podrán distribuirse utilidades mientras no se hayan enjugado las pérdidas de ejercicios anteriores que afecten el capital. (Art. 151, Código de Comercio).
  3. Cuando no se obtenga la mayoría prevista en el inciso anterior, deberá distribuirse por lo menos el 50% de las utilidades líquidas o del saldo de las mismas, si tuviere que enjugar pérdidas de ejercicios anteriores. (Art. 155, C;odigo de Comercio).

 Angel María Fierro Martínez

Asesoría sobre mis libros de contabilidad

www.gvolive.com/conference,angelmaria a las 5 PM

Deja un comentario