Revalorización del Patrimonio

La revalorización del patrimonio, fue en su época el reconocimiento de la pérdida de valor por exposición a la inflación del patrimonio, al destinarse a la producción de una renta, y obedece al resultado de la aplicación de los ajustes integrales por inflación realizados mensual o anualmente a las cuentas del patrimonio, hasta el año 2006, de tal manera que con el saldo en la cuenta debe tomarse algunas de las siguientes decisiones:

 

Revalorización del patrimonio: el saldo de la cuenta “Revalorización del patrimonio” no podrá distribuirse como utilidad a los socios o accionistas hasta tanto se liquide la empresa o se capitalice de acuerdo con las normas legales vigentes. En todo caso, dicho saldo una vez capitalizado podrá servir para absorber pérdidas, únicamente cuando el ente económico se encuentre en causal de disolución  por este concepto y no podrá utilizarse para disminuir el capital con efectivo reembolso de aportes a los socios u accionistas.

 

Parágrafo: cuando el saldo de la cuenta de revalorización del patrimonio sea de naturaleza débito, el ente económico, previa aprobación del máximo órgano social con el lleno de los requisitos legales, podrá destinar parte de los resultados del ejercicio o de ejercicios anteriores, para disminuir o cancelar el saldo débito de la cuenta revalorización del patrimonio, siempre que previamente el ente económico hubiera destinado las utilidades a absorber las pérdidas que afecten el capital, en los términos del artículo 151 del Código de Comercio, y constituido las reservas legal y/o estatutarias a que hubiere lugar. (Art. 90, D.R. 2649/93).

 

El procedimiento descrito prevalece hasta tanto sean tomadas las decisiones por el máximo órgano social. Además tiene sus limitantes por consiguiente sigue apareciendo en el Balance General:

 

·      No podrá distribuirse como utilidad hasta tanto se liquide la sociedad.

·      Se puede capitalizar de acuerdo a las normas legales vigentes.

·      La capitalización sirve para absorber pérdidas cuando estas sean la causa de la disolución de la sociedad.

·      No podrá utilizarse para disminuir el capital cruzándola con desembolsos en efectivo.

·      Cuando la revalorización de patrimonio sea negativa, debe destinarse parte de las utilidades del ejercicio o utilidades acumuladas para disminuir o cancelar el saldo.

Deja un comentario