Contabilidad y Finanzas

Colegas Latinoamericanos

Sociedad de hecho

Las sociedades de hecho son un grupo de personas naturales que se mantienen con la promesa de constituirse en persona jurídica de acuerdo a ley, mediante un documento privado, que no puede registrarse en la Cámara de Comercio. Por consiguiente carecen de personería Jurídica, y los socios se registran individualmente en la Cámara de Comercio como comerciantes y sus responsabilidades son personales, pero para efectos tributarios se asimilan a sociedades de responsabilidad limitada.

Sociedad de hecho: la sociedad comercial será de hecho cuando no se constituya por escritura pública. Su existencia podrá demostrarse por cualquiera de los medios probatorios reconocidos en la ley (Art. 498, C. Co.). 

La sociedad de hecho no es persona jurídica: por consiguiente, los derechos que se adquieran y las obligaciones que se contraigan para la empresa social, se entenderán adquiridos o contraídas a favor o a cargo de todos los socios de hecho. 

Las estipulaciones acordadas por los asociados producirán efectos entre ellos (Art. 499, C. Co.). 

Responsabilidad solidaria e ilimitada de los socios: en la sociedad de hecho todos y cada uno de los asociados responderán solidaria e ilimitadamente por las operaciones celebradas. Las estipulaciones tendientes a limitar esta responsabilidad se tendrán por no escritas. 

Los terceros podrán hacer valer sus derechos y cumplir sus obligaciones a cargo o en favor de todos los asociados de hecho o de cualquiera de ellos (Art. 501, C. Co.). 

Nulidad de la sociedad: la declaración judicial de nulidad de la sociedad no afectará los derechos de terceros de buena fe que hayan contratado con ella. 

Ningún tercero podrá alegar como acción o como excepción que la sociedad es de hecho para exonerarse del cumplimiento de sus obligaciones. Tampoco podrá invocar la nulidad del acto constitutivo ni de sus reformas (Art. 502, C. Co.). 

Administración de la sociedad: la administración de la empresa social se hará como acuerden válidamente los asociados, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 501 respecto de terceros (Art. 503, C. Co.). 

Bienes afectados a la sociedad: los bienes destinados al desarrollo del objeto social estarán especialmente afectos al pago de las obligaciones contraídas en interés de la sociedad de hecho, sin perjuicio de los créditos que gocen de privilegio o prelación especial para su pago. En consecuencia, sobre tales bienes serán preferidos los acreedores sociales a los demás acreedores comunes de los asociados (Art. 504, C. Co.). 

Derecho a pedir la liquidación: cada uno de los asociados podrá pedir en cualquier tiempo que se haga la liquidación de la sociedad de hecho y que se liquide y pague su participación en ella y los demás asociados estarán obligados a proceder a dicha liquidación (Art. 505, C. Co.). 

Normas para la liquidación: la liquidación de la sociedad de hecho podrá hacerse por todos los asociados, dando aplicación en lo pertinente a los principios del capítulo IX, título I de este libro. Así mismo podrán nombrar liquidador, y en tal caso, se presumirá que es mandatario de todos y cada uno de ellos, con facultades de representación (Art. 506, C. Co.).

La sociedad de hecho, se considera como persona natural para efecto de sus responsabilidades ante terceros, esto quiere decir que cada socio responde por los negocios que contrate para la sociedad, pues son sociedades de facto, porque no corresponden a la legislación especial y se asimilan tributariamente a sociedades de responsabilidad limitada o sociedades anónimas, según sus características.

Conforme se constituye (mediante documento privado que rige para las partes y el registro de todos los socios ante la Cámara de Comercio) se liquida, ello implica que solamente deshace las formalidades que había cumplido en su vida como sociedad de hecho, para desatar el vínculo social entre los socios.

En el caso de liquidación, se dará aviso a sus acreedores. Se cancelará el registro ante la Cámara de Comercio por cada asociado, a la secretaría de hacienda Municipal se presentarán las declaraciones de retenciones en la fuente del ICA que haya lugar, lo mismo se hace ante la Administración de Impuestos Nacionales con las declaraciones de retención, Impuestos sobre las ventas, renta y complementarios, hasta la  cancelación del NIT.

Uno de los problemas frecuentes con las sociedades de hecho, es que cuando las quieren cancelar, no alcanzan los aportes de los socios para pagar las obligaciones fiscales Municipales y las Nacionales. Ante esta situación solamente queda la solución de pagar en proporción a sus aportes.

Tomado del libro de Contabilidad de Patrimonio

Updated: 27/03/2012 — 6:28 AM

Deja un comentario

Contabilidad y Finanzas © 2016 Frontier Theme