Contabilidad y Finanzas

Colegas Latinoamericanos

Utilidad o pérdida por la reexpresión de estados financieros

Como el método de conversión de los estados financieros a valores constantes es extracontable, si se utiliza un mismo valor de ajuste a todas las cuentas, no se tiene utilidad o pérdida por la reexpresión.

En tanto, si se aplican varios indicadores, la diferencia entre activos, pasivos, patrimonio, ingresos, costos y gastos,  reexpresados, modifica la estructura financiera. Para ajustar ésta diferencia, se lleva al estado de resultados para que modifique la utilidad en los papeles de trabajo. Es decir, estos cambios no afectan los valores contables ni fiscales.

En efecto, la aplicación de indicadores debe conservar el equilibrio entre las cuentas ajustadas. Así, si el total de activos, costos y gastos se ajusta por del 10% anual, y los pasivos, patrimonio e ingresos por el 12%, se tiene:

Grupos   de cuentas

2013

Cálculo

Ajuste   por reexpresión

Activos

1.000.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

210.000

Pasivos y patrimonio

1.000.000

(1+0.12)* (1+0.12) =

254.400

Ingresos

2.000.000

(1+0.12)* (1+0.12) =

508.800

Costos y gastos

1.500.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

315.000

Utilidad

500.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

105.000

Sumas

763.200

630.000

Diferencia o ajuste por   reexpresión

133.200

Con el método de un solo indicador, todas las cuentas o grupos del balance y del estado de resultados, se igualan a cero, porque inicialmente, guardaban equilibrio y se conserva, porque todos los elementos han sido afectados por un solo valor, como se observa en el siguiente cuadro:

Grupos de cuentas

2013

Cálculo

Ajuste   por reexpresión

Activos

1.000.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

210.000

Pasivos y patrimonio

1.000.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

210.000

Ingresos

2.000.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

420.000

Costos y gastos

1.500.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

315.000

Utilidad

500.000

(1+0.10)* (1+0.10) =

105.000

Sumas

630.000

630.000

Diferencia o ajuste por   reexpresión

 

000

Aquí la reexpresión dio un rendimiento del 10% y fue consumido por el costo de los pasivos y del patrimonio (10%) para dar como resultado cero. Sin embargo, es importante tener en cuenta los criterios universales para el manejo de valores reexpresados, que se actualizan así:

Los valores monetarios: por el costo de oportunidad de mantener unos valores inactivos (caja, bancos, cartera).

La propiedad planta y equipo: por el valor de reposición, haciendo las cotizaciones de los bienes en uso. Para los edificios se puede utilizar el índice de construcción de vivienda y para maquinaria y equipo por el respectivo índice, teniendo en cuenta la naturaleza de las operaciones y del sector económico al que pertenezca. 

Los pasivos: con tasas de oportunidad similares a las de colocación bancaria y otros, que no requieren financiamiento, permiten ajustes con el promedio de costo de capital, que debe ser definido para calcúlalo y formular el criterio de reexpresión.

El patrimonio: se referencia con la tasa de oportunidad a la que aspiran los socios o accionistas (9 al 10%) diferente a la que se les reconoce en los ejercicios anteriores, a través de los dividendos y la valorización de las acciones.

Estado de resultados: reexpresado por lo general con el IPC de todos los sectores, relacionados con ventas, costos y gastos de administración y ventas.

El inventario: como factor importante en la determinación del costo, debe estar relacionado con el índice de ajuste del proveedor.

Las ventas: con las cuenta por cobrar. 

Los gastos acumulados por pagar: con los gastos del período.

Para cuadrar los estados financieros reexpresados se debe tener en cuenta aspectos como: los impuestos de renta (pasivo) en lo posible, deben ser el resultado del valor contenido en la celda del estado de resultados y, las utilidades del ejercicio (patrimonio) deben estar conectadas con la celda de utilidades después de impuestos.

Si persiste el descuadre entre el total de activos y el total de pasivos más patrimonio, se debe al hecho de haber utilizado diferentes indicadores. Entonces, la diferencia resultante se debe llevar, con el mismo signo, a la celda de ajuste por reexpresión en el estado de resultados.

Los estados financieros del último año (2006) no sufren ningún ajuste porque se encuentran actualizados a 31 de diciembre, de acuerdo con la realidad económica.

Efectos de los métodos: al hacer la reexpresión general, con un sólo índice para todas las cuentas, su efecto se manifiesta, ampliamente en el análisis horizontal, con incrementos reales En el análisis vertical y de razones e indicadores financieros, el efecto no es significativo por ser un mismo factor que afecta al numerador y al denominador.

Si se utilizan diferentes índices económicos, como se expone en el ejercicio propuesto, las razones e indicadores son diferentes y muy apreciables. Las conclusiones, además de importantes, muy diferentes, con relación a las que se llegan en el análisis financiero, a valores corrientes.

Hay dos tipos de análisis: a valores corrientes o contables, que muestra las tendencias nominales ajustadas por inflación, pero estáticos en el tiempo. A valores constantes o financieros, que muestra la realidad económica de la información y las tendencias de la capacidad generadora de fondos y de pago.

Un ejemplo clásico de inflactación es el ejercicio que se aplica, año tras año, al salario mínimo, con el IPC (tasa promedio del 5%) para mantener el poder adquisitivo a través del tiempo.

Sin embargo, en este ajuste no se aplica el índice de productividad. Si esto se hiciera, se tendría el incremento real, es decir, por encima del IPC.

Al ajustar los activos a valores constantes se debe tener en cuenta que su crecimiento sea acorde con el índice del productor y que este crecimiento esté acorde con el crecimiento de los pasivos y el patrimonio para conservar el equilibrio.

El efecto ideal es que el valor de los activos sea mayor para demostrar que la situación actual fue mejor que la pasada.

En conclusión, si se quiere que el análisis de estructura y de índices financieros incluya el valor de las tendencias económicas, se debe inflactar o deflactar, los estados financieros, a un año base para que todos los datos tengan valores equivalentes en el tiempo y se conozca su real crecimiento al hacer las comparaciones.

Una prueba que se puede llevar a cabo es comparar los índices a valores corrientes con los a valores constantes. La sorpresa puede ser que los índices a valores constantes (reales) son menores que a valores corrientes porque incluyen el valor de la inflación.

Una falsa información conduce al analista a una premisa falsa y a una conclusión fuera de contexto, que perjudica, no solamente al cliente, sino la reputación profesional.

Updated: 22/05/2013 — 10:02 AM

Deja un comentario

Contabilidad y Finanzas © 2016 Frontier Theme